Notas sobre fábrica armada

Por: Héctor Martín Villaverde. Arquitecto www.arq0.es

El concepto de fábrica armada corresponde a un material mixto en el que la presencia de un elemento susceptible de soportar tracciones colabora con un elemento cuyo comportamiento básico es la resistencia a compresión.

Este concepto como tal no es nuevo ni siquiera en su aplicación directa sobre fábrica. En muros históricos desde la antigüedad se pueden observar la presencia de grapas metálicas para unir sillares y dotar a los muros de cierta resistencia a la hora de resistir tracciones y fisuras. Este era un armado generalmente homogéneo que no distinguía zonas de mayor o menor tensión, por lo que se puede decir que lo que hacía era crear un nuevo material con propiedades distintas al de un muro sin reforzar.

silleria grapada

El concepto de material mixto se ha popularizado en nuestros días gracias al redescubrimiento del hormigón armado, ya usado por los romanos en edificios de tal complejidad como el panteón de Roma y la aparición de todo tipo de combinaciones fibra contenedor, compuestos de fibra de carbono o poliéster, etc.

La importancia de retomar como concepto útil en arquitectura el de fábrica armada responde principalmente a varios factores.

Los muros de fábrica han tenido una evolución de uso hacia meros cerramientos, perdiendo sus características estructurales y con ellas las esbelteces y tipología de huecos y enjarjes propia de este modelo.

El aumento de esbeltez a propiciado la aparición de esfuerzos de tracción que ya no se pueden absorber, debido a una menor sección y falta de compresión, dentro de la sección del muro.

Ha aparecido nueva normativa y estándares de calidad que dificultan el uso del muro en solidaridad con otros elementos estructurales, como la protección frente al ruido o el ahorro energético.

Este cambio en el comportamiento del muro ha conllevado la aparición de patología asociada que se refleja principalmente en la aparición de fisuras y grietas.

esbeltez de muros

El armado homogéneo de la fábrica ya se realiza de forma integral e intuitiva en las fábricas de bloque de hormigón hueco, pero se puede y debe extender a fábrica de ladrillo cerámico. Existen numerosas posibilidades en el mercado entre las cuales puede destacar por su fácil implementación a la obra el de armado prefabricado de tendel Murfor®.

Muros con armadura tendel

La cuantificación y cálculo de fábrica armada aparece ya reflejado en el CTE y en la normativa europea equivalente, el EC-6. En ambos casos se equipara su comportamiento al del hormigón compartiendo gráfico en cuanto al comportamiento de una sección armada ante esfuerzos de flexión.

Diagrama de deformaciones unitarias

Convertir los elementos de fábrica en un material tan versátil como el hormigón armado es un paso que permitirá adecuar los muros a su uso actual y liberalizar su diseño.

Merece la pena integrar las posibilidades que ofrece esta manera de generar un nuevo material estructuralmente mucho más apto, que permita una mejor ejecución y control en obra y una mayor libertad a la hora de afrontar el proceso de diseño de futuros muros y cerramientos.

Como nota final, decir que este tema ya se ha tratado en profundidad en monográficos como informes de la construcción del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja que en su número 496 traía a la portada un maravilloso ejemplo de fábrica cerámica armada.

Iglesia de San Pedro

Héctor Martín Villaverde. Arquitecto

arq.martin@gmail.com

www.arq0.es

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: