El ladrillo cerámico en la construcción arquitectónica

Por: PATXI MANGADO. Arquitecto www.fmangado.com

(Prólogo de libro ‘El ladrillo cerámico en la construcción arquitectónica’, de Domingo Pellicer y Ana Sánchez-Ostiz).

La cerámica, el ladrillo en particular, es un material que, de una u otra manera, es permanente en la historia de la arquitectura. Ningún período, con mayores o menores altibajos, ha escapado a su presencia.

La cerámica ha ocupado desde el papel más visible de la manifestación exterior de lo edificado, hasta los más modestos, no por ello menos importantes, llamados a quedar ocultos. Conceptos como materialidad, masividad o densidad, que han ilustrado las más largas épocas de la historia de la arquitectura, están ineludiblemente unidos al uso de la cerámica.

Los que ya hace años dejamos como alumnos la escuela de arquitectura, recordamos la cerámica como uno de los materiales básicos y permanentes de nuestra formación constructiva quedando ésta ligada a nuestra retina, en algunos de los más finos y sensibles ejemplos de la arquitectura moderna europea de aquellos años, particularmente en el ámbito nórdico y español. En los últimos tiempos, tras unos años en que la cerámica ha quedado excesivamente relegada al uso “más comercial”, se ha producido un “renacer arquitectónico” de la misma, renacer básicamente fundamentado en los valores de siempre, los permanentes, pero también en una necesaria sensatez que busca el equilibrio entre medios y fines arquitectónicos, así como una responsabilidad con el medio que nos rodea. Los arquitectos y sus arquitecturas, muchos y muchas de ellas con enorme capacidad divulgativa, han vuelto a encontrarse con un material que, no sólo ofrece rigor y calidad constructiva, sino que es capaz de redescubrirse a sí mismo, de abrir caminos con enormes posibilidades técnicas y expresivas, las cuales permiten promover campos formales expresamente contemporáneos.

Pabellón de España en Expo Zaragoza

Anexo.

Hay materiales como la cerámica que son atemporales. De una u otra manera han estado siempre ahí y siguen siendo vírgenes para la mente del arquitecto. Sólo esperan ser estudiados, manipulados, trabajados y provocados por la labor del arquitecto para demostrar todas sus posibilidades intactas, para expresar que pueden sorprender, exhibirse en un contexto arquitectónico nuevo, contemporáneo, sin dejar de ser ellos mismos. Con estos materiales todo depende de la inteligencia y sensibilidad del arquitecto. Ellos siempre están dispuestos a colaborar.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 267 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: